Cómo hacer un buen manejo de mis deudas

 

  • Es la suma de los gastos que deben estar considerados en el presupuesto familiar.
  • A modo de referencia, no es recomendable gastar más del 40% de tu ingreso líquido en pagos de deudas de Tarjetas de Crédito, créditos de consumo o hipotecarios.
  • Se produce cuando se adquieren muchos compromisos de pago que finalmente no eres capaz de cumplir.
  • Muchas veces esto ocurre por el uso de varias Tarjetas de Crédito, lo que dificulta la capacidad de cubrir el pago mensual de cada una de ellas.
  • Lo primero es reconocer el sobreendeudamiento y parar los gastos innecesarios.
  • Si con esto continúas con problemas de liquidez, es decir, que tus deudas son mayores al ingreso familiar y no alcanzas a pagarlas, tienes la opción de realizar una repactación de tus deudas o realizar una compra de cartera de deudas.
  • Es la posibilidad que te ofrece el emisor de la tarjeta, de reorganizar las cuotas o bajar el monto mensual de las cuotas en caso que te atrases con el pago de éstas o que quieras disminuir la cuota a pagar para tener mayor liquidez.
  • Debes considerar que esta opción tiene intereses asociados al monto total de la deuda que se está repactando, y tendrás que pagar nuevamente los gastos asociados a la obtención de un crédito.
  • También se le denomina refinanciamiento o renegociación.
  • Es un préstamo que permite cancelar todas tus deudas y quedar con una sola cuota mensual a pagar.
  • Esto se conoce también como “consolidación de deuda”, alternativa que sirve para ordenarse. Es importante informarse sobre la tasa de interés de este crédito al momento de tomar esta opción.